Sudoración repentina, causas y por qué sucede

Sudoración repentina

Si sufres sudoración repentina sabes que puede crear situaciones poco deseables en los momentos menos adecuados, pero es un problema que no puedes controlar.

La sudoración es un proceso normal para la mayoría de la gente, pero cuando surge de un momento a otro y sin causas aparentes deja de ser normal.

Este problema puede estar provocado por una respuesta de estado de adaptación del organismo, pero también puede ser por otros muchos motivos.

¿Por qué sudo de forma repentina?

Este tipo consiste en la apariencia de sudor cuando aparentemente el cuerpo no necesita controlar su temperatura.

La sudoración repentina es algo anormal que sufren algunas personas y que hace que a menudo acaben con la ropa impregnada en sudor sin causas aparentes.

Estos casos se conocen como hiperhidrosis y por lo general no deben crearte ningún tipo de preocupación si no presentas efectos secundarios.

En algunas ocasiones, la sudoración repentina puede generar infecciones de la piel o prurito, aunque se puede suavizar el efecto con el uso de ropas ventiladas.

¿A qué se debe la sudoración repentina?

La sudoración repentina puede deberse a varias causas, o incluso cabe la posibilidad de que te esté advirtiendo de un problema de salud subyacente.

Cuando la sudoración oculta un problema de salud, en determinadas ocasiones es complicado conocer de qué se trata.

En algunos casos, como en el de las mujeres, pueden presentar sudoración repentina durante su etapa de menopausia debido a los cambios hormonales que experimentan.

Sin embargo, los hombres no están expuestos a este problema, por lo cual, los motivos por los que pueden sufrir sudoración repentina pueden ser otros.

Causas de la sudoración repentina

Son muchas las posibles causas que crean sudoración repentina, incluido el estrés o la ansiedad.

Este tipo de sudor puede ser provocado por una descarga de adrenalina o tu cuerpo se encuentra en modo de hiperexcitación.

Existen problemas más graves que causan sudoración repentina como en los siguientes casos:

  • Ataque al corazón. Esta sudoración puede ser la primera señal de un infarto o un problema cardíaco subyacente. Aunque debe ir acompañado de dolor en el pecho, náuseas y dificultad para respirar.
  • Hipoglucemia. Cuando la sudoración viene acompañada de mareo o debilidad puede ser por niveles bajos de azúcar en sangre y podría ser causado por una bajada de la tensión arterial.
  • Insomnio. Cansancio, aumento de sed, micción o enrojecimiento de la cara, junto con la sudoración repentina pueden ser efectos creados por el insomnio.
  • Hipertiroidismo. Por otra parte, los sudores por padecer insomnio pueden ser por un caso de hipertiroidismo o tiroides hiperactiva.
  • Infección. Los sudores junto con fatiga pueden estar indicando un problema de infección.
  • Diabetes. Si la sudoración aparece junto con un aumento de sed y de ganas de orinar, son síntomas de tener los niveles de glucosa en sangre muy altos.

Sudoración repentina en hombres

En los hombres, la sudoración repentina puede estar ligada a un nivel bajo de testosterona, una hormona generada en los testículos.

Este problema hormonal tiene síntomas muy parecidos a los sufridos por las mujeres durante la menopausia, incluida la sudoración.

Los cambios hormonales de este tipo en los hombres pueden darse como resultado a una terapia contra el cáncer de próstata. Tratamiento que consiste en pausar la producción de testosterona para restringir la creación de células cancerígenas.

El sudor de repente en los hombres viene acompañado por sensación de calor en la cara, cabeza o tronco, además de un enrojecimiento de las zonas acaloradas, pudiendo convertirse en sudoración fría.

Además, esta sudoración en los hombres pueden síntomas de la disfunción eréctil o cambios en el estado de ánimo.

Por otro lado, los hombres que se encuentran en baja forma física o tienen sobrepeso también presentan episodios de sudoración repentina.

Prevenir este tipo de sudoración

Aunque el problema de sudor repentino es difícil de controlar, puedes poner unas medidas preventivas para intentar evitarlo.

Empieza por cuidar tu estado emocional y practica técnicas de relajamiento para evitar el estrés. Un masajeador de pies te puede ayudar a eliminar el estrés.

Intenta realizar cambios en tu estilo de vida, empezando por una dieta saludable lejos de las grasas, la comida picante, el café o el alcohol.

Evita utilizar ropa ajustada y de telas sintéticas además de las temperaturas altas, tanto dentro como fuera de casa.

 

Desodorantes que mejor funcionan contra el sudor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *